Reflexiones >MIRA QUE ESTOY A LA PUERTA Y LLAMO

MIRA QUE ESTOY A LA PUERTA Y LLAMO

Era una bellísima imagen de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía tener vida y en la escena, co el oído junto a la puerta, daba la impresión de querer oír si adentro de la casa alguien le respondía.

Todos admiraban aquella preciosa obra de arte, simplemente maravillados, hasta que uno de los observadores, muy curioso, encontró la que podría ser una falla en el cuadro: La puerta no tenía cerradura.

Cayendo en la cuenta de esto, le preguntó al artista:

- Si la puerta no tiene cerradura, ¿cómo se hace para abrirla?

El pintor tomó su Biblia, buscó un versículo y le pidió al observador que lo leyera:

Apocalipsis 3, 20: He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo.

- Así es, dijo el pintor, esta es la puerta del corazón del hombre. Sólo se abre por dentro.

LECCIÓN: No tengamos miedo de abrir nuestro corazón al Amor, a Dios. Aún estamos a tiempo.